domingo, 6 de febrero de 2011

Jhonattan, la familia Vega, el golf y el “espíritu de la Robolución”

Jhonattan, la familia Vega, el golf y el “espíritu de la Robolución”



Para los venezolanos el triunfo de Jhonattan Vega en el “Bob Hope Classic” es un motivo de alegría y celebración como siempre solemos celebrar las grandes victorias de los deportistas nacionales.
Para los profesionales y aficionados venezolanos al golf, es algo más, es un motivo de orgullo, emoción y admiración, pues quienes conocen las dificultades del juego y sus exigencias físicas y mentales, saben lo difícil que es llegar a jugar en el PGA Tour, el equivalente a la Grandes Ligas del golf, y que ganar un torneo en esa liga es todavía más cuesta arriba.

Para llegar a ese nivel, como en el beisbol, el jugador debe demostrar sus habilidades en las ligas menores del golf profesional, el Nationwide Tour, donde Jhonattan tuvo que enfrentar a cientos de competidores que cada año aspiran a uno de los pases de ascenso al PGA Tour.
Jhonattan Vega, el primer venezolano en el PGA, se une en esa liga a seis latinoamericanos: Ángel Cabrera, José Cóceres, Fabián Gómez y Andrés Romero, de Argentina país de una larga tradición en el golf, Carlos Franco de Paraguay y Camilo Villegas de Colombia.

Jhonattan Vega, hijo de un modesto trabajador despedido de PDVSA por la Robolución, se inició en los campos de golf de la empresa en el Oriente del país. Para paliar la ausencia de centros de recreación y esparcimiento, las empresas petroleras transnacionales construyeron en sus campamentos campos de golf para ofrecerle a su personal una posibilidad de sano esparcimiento en medio de la soledad de los llanos y los bosques. Esos campos fueron conservados y bien mantenidos durante décadas, antes y después de la nacionalización de la industria. En esos campos, particularmente en los del Oriente, se formaban y hacían deporte más de 500 niños venezolanos. Uno de esos niños era Jhonattan Vega.

Pero un día, el Iluminado y su carnal, Rafael Ramírez, declararon que “el golf es un deporte contrario al espíritu de la Robolución”. Y sin más, ordenaron y ejecutaron la destrucción de todos esos campos de golf, sin tener en cuenta no solamente el costo de los mismos, sino que además dejaban sin esas instalaciones a cientos de niños que se iniciaban en ese deporte en un programa auspiciado por Miguel Martínez, otro profesional del golf venezolano, surgido como Jhonattan, de esos campos y en un momento dado patrocinado por la PDVSA de Alí Rodríguez Araque.

De allí en adelante, y como una herramienta más para generar odio social, el Iluminado inició una campaña contra el golf, calificándolo de “burgués”, “elitista” y “contrarrevolucionario”.
Posteriormente, ordenó el cierre del campo de golf de Maracay, argumentando que quienes allí practicaban ese deporte eran unos “ricachones” y además “flojos” que ni siquiera caminaban, sino que se desplazaban por el campo en carritos especiales.

Luego vinieron las amenazas de confiscación, que el Iluminado renueva en cada oportunidad, contra el resto de los campos de golf que existen en el país. En la primera oportunidad, el entonces alcalde Juan Barreto, otro resentido con la sociedad y la naturaleza, inició acciones destinadas a expropiar los más antiguos campos de golf de Caracas, el Valle Arriba Golf Club y el Caracas Country Club, que además son un pulmón vegetal para la ciudad. Y por supuesto, el
troglodita García Carneiro, no podía quedarse atrás en la interpretación y satisfacción de las aberraciones de su comandante –presidente, y puso en salsa al Caraballeda Golf Club, ubicado en el Estado Vargas, amenazándolo con su confiscación. Ahora, con ocasión de las recientes lluvias, y para agredir a esa institución, arbitrariamente instaló decenas carpas en el hoyo 8 de ese club y con el apoyo armado de la Guardia Nacional alojó allí a un grupo de damnificados en condiciones infrahumanas.

La única verdad que en relación al golf ha dicho el Iluminado de Sabaneta, es que es "un deporte contrario al espíritu de la Robolución”. En efecto, los principios y la naturaleza del golf son incompatibles con la Robolución, que no es otra cosa que un régimen autocrático y totalitario que vive y se nutre el del culto a la personalidad, del abuso de poder, de la desigualdad entre sus
seguidores y el resto de los venezolanos, del uso desproporcionado de la fuerza, del estímulo del odio y la violencia, del insulto y la procacidad, de la trampa y la zancadilla, de la destrucción de la
nación, del cultivo de la adulación y que tiene como norma permanente de conducta la deshonestidad.

El golf no se juega contra otros, se juega contra la dificultad del campo y contra uno mismo y siempre para superar la última actuación.

El golf produce pues un deseo constante de superación. La Robolución, es decir el Iluminado, intenta castrar el deseo de superación de los venezolanos y pretende igualarnos por debajo, acostumbrarnos a la mediocridad y la miseria.

El golf ayuda a desarrollar, en particular en los más jóvenes, el sentido de la honestidad. En el golf no hay árbitros ni, usando el lenguaje presidencial, “donpayers”, que vigilen el comportamiento de
los jugadores en la cancha y lleven el "score" de ellos. Cada jugador lleva su "score". El CNE, el INES y el BCV, encargados de llevar los “scores” de la nación, hacen trampas cada uno en su campo y los
adulteran para satisfacer al líder de la Robolución, son la institucionalización de la deshonestidad.

En el mundo del golf, quien es descubierto en una trampa, queda marginado de la comunidad de golfistas, que las considera un acto deshonesto y ventajista. Y la deshonestidad y el ventajismo son normas de conducta inquebrantables del Iluminado y la Robolución. El poder judicial sumiso, la Fiscalía, la Contraloría y el TSJ tienen como función principal ocultar las trampas y desafueros del Iluminado y de los boliburgueses protegidos del régimen.

El golf es un deporte que tiene reglas para que todos los jugadores, independientemente de sus destrezas y nivel de juego, participen en igualdad de condiciones. Es el sistema de “hándicaps” o “ventajas”. Se crean así condiciones que superen las diferencias naturales entre unos y otros jugadores, lo que alcanza mediante la proporcionalidad. Espíritu que evidentemente es contrario al de la Robolución, que se sustenta en el odio y en la desproporcionalidad: más votos menos
diputados para los demás, menos votos más diputados para la Robolución.

E l golf es un deporte para personas de todas las edades. Lo que permite que se pueda practicar en familia. Es un deporte que propicia la unidad y la convivencia familiar. La conducta del Iluminado,
encarnación sublime de la Robolución, en materia de familia la conoce bien el país y no es precisamente un ejemplo para los jóvenes ni para la sociedad en general.

Adicionalmente, el golf tiene otra forma para subsanar las diferencias en edad y condiciones físicas de los jugadores. Cada hoyo tiene puntos o “tees” de salida para diferentes niveles físicos o de competencia: para profesionales, para amateurs de alto rendimiento, para aficionados o “macheteros”, para los de tercera edad, para damas y para niños. Es decir es un deporte que hace de la igualdad y la proporcionalidad uno de sus principios básicos, para que los resultados sean justos. La Robolución y el Iluminado abusan del poder, de los recursos y de las armas del Estado para obtener ventajas indebidas, reprimir, atropellar los derechos ciudadanos, crear de desigualdades y estimular el odio y la frustración colectiva.

Y finalmente, es un deporte se fundamenta en el respeto a cada competidor. Los buenos modales y una conducta civilizada constituyen normas inquebrantables del juego. En otras palabras, es un deporte de “buenos ciudadanos”, con lo que se quiere decir de ciudadanos que, por encima de todo, respetan al prójimo y pueden convivir en armonía con sus semejantes. Nada más alejado de la conducta del Iluminado y de la violencia de la Robolución, que así como el adicto no puede renunciar a las drogas por su enfermedad, ellos por sus complejos y aberraciones sociales, no pueden renunciar al lenguaje procaz y al insulto contra quienes no comparten sus ideas y acciones.

En efecto, el golf es contrario al “espíritu de la Robolución”, afortunadamente para los golfistas y para el golf. Pero resulta que como los logros del Iluminado y su Robolución son inexistentes, y
siempre oportunista y tramposo, no pierde oportunidad de “ganar indulgencias con escapulario ajeno”. Y ante la victoria de Jhonattan Vega, como ha hecho con la de otros deportistas, ha tratado de identificarse con el contento de los venezolanos y hacerla aparecer como suya y del régimen. Con el mayor de los descaros ha dicho que no es cierto que el sea enemigo del golf, ni de ningún deporte. Una actitud oportunista, ventajista y deshonesta, que contradice todas sus afirmaciones y todas sus acciones, entre ellas la destrucción por órdenes suyas de todas las canchas de golf de los campos petroleros, de donde surgió este joven y exitoso deportista, hijo de uno de los
22.000 trabajadores despedidos de PDVSA con su famoso y humillante pitico.

El triunfo de Jhonattan Vega, representa algo más que una victoria deportiva individual. Representa el triunfo de las familias venezolanas que trabajan y se esfuerzan para darles a sus hijos educación para un futuro mejor. Jhonattan Vega no es solamente un deportista, es un profesional graduado en la Universidad de Texas adonde, al igual que sus hermanos, llegó gracias al esfuerzo de sus padres. Su padre fue botado de PDVSA por la Robolución, pero no se sumergió en un valle de lágrimas ni salió a buscar dádivas de alguna “misión”, sino que con su esfuerzo sacó adelante a sus hijos.

No fue la Misión Rivas ni Che Guevara ni ninguna otra de esas limosnas del oficialismo para comprar la sumisión de los más necesitados, la que le abrió las puertas del futuro a Jhonattan y a sus hermanos, sino la “Misión Familia Vega”, con trabajo, constancia, educación y una indeclinable voluntad de superación. Sirva la familia Vega de ejemplo para demostrar que en Venezuela siempre ha existido la posibilidad de superación y ascenso económico y social mediante el
esfuerzo familiar, la disciplina y el estudio.

Pero para el Iluminado, en lo más profundo de su espíritu enfermo, Jhonattan nunca será un ejemplo de superación y de logros. Sus complejos y resentimientos lo hacen enemigo del éxito y de quienes, como Jhonattan, han hecho realidad sus sueños con esfuerzo y dedicación.



Joaquín F. Chaffardet

domingo, 3 de octubre de 2010

DESPUÉS DEL 26S

Luis Marín
02-10-10

La celebrada intervención de la periodista de France Presse, además del teatro de siempre, exige una lectura que nadie quiere hacer: que aquí hubo una estafa electoral. El problema es que ella hace incomprensible el ambiente de celebración de los presuntos estafados.

Ciertamente es difícil de entender cómo es que obteniendo más votos se puede tener menos representantes, pero eso se podría explicar, dependiendo del sistema que se use para asignar los cargos; lo que sí es inexplicable es que las víctimas de la flagrante injusticia celebren con bombos y platillos su resonante victoria y otros enfaticen la derrota del régimen con expresiones paradójicas como “ganar perdiendo” o “perder ganando”.

Una vez más el problema es de interpretación del lenguaje. Así como antes nadie entendió lo que querían decir Rosales y su combo con “ganar y cobrar” y cada uno lo interpretó a su manera; ahora hay que ver quién gana y quien pierde y qué se gana y qué se pierde.

Bien vista la cosa, una chambita en dólares con inmunidades parlamentaria y diplomática al mismo tiempo y residencia fuera de este país infernal no está nada mal para, digamos, Timoteo Zambrano, cabecilla de todos los fracasos de la oposición en la última década, de los que él ha salido absolutamente indemne, como aquellos políticos “corcho” que si los hunden por un lado flotan por el otro.

O Alfonso Marquina, de quien decía extrañada Patricia Poleo que la había acompañado en un programa de radio, por allá en Maturín, el día y hora en que la Fiscalía General aseguraba que estaba en Panamá planeando el asesinato de Danilo Anderson y mientras ella ahora se encuentra en el exilio, él aparece muy fragante, recién bañado, como si nada, en un programa ¡en RCTV! Y si lo viera ahora como flamante diputado a la Asamblea Nacional… ¡Todo un habilitado!

O Teodoro Petkoff, que además de tener una fracción en cada ministerio, instituto autónomo e institución pública en general, como las Universidades Autónomas, Experimentales o Católicas, incluyendo, por supuesto, al CNE, donde tiene un representante personal, ahora va a disfrutar también de una fracción parlamentaria que va a bailar al ritmo que él les toque, más o menos como hace Chávez con los suyos, de manera que lo único que le falta es ser candidato único en el 2012, “si le aguantan las rodillas”.

Pero en la mejor fiesta nunca falta alguien que ponga la nota discordante, como esa cándida periodista de France Presse, que no sabe “de qué se trata la cosa”, que “ignora totalmente lo que aquí pasó”, “como si viviera en la luna”, ella no sabe “que estas elecciones están montadas en un método (…) que no tiene nada que ver con la sumatoria de los votos”.

Y eso que ella no cuestiona ese sistema blindado, inmune no sólo a triquiñuelas sino a cualquier observación, ni su mecánica incomprensible incluso para los técnicos, ni la impecabilidad de las cifras, aunque sean inverificables y nadie sepa de dónde salieron; su apreciación se refiere al aspecto externo, lo que resulta chocante a la vista, es completamente estética y sin embargo ya eso resulta “desestabilizador”, pasible de condena penal, como el tabú de la palabra “fraude”.

Finalmente, esos ingenuos “humanistas” que ahora, después de todo un largo período parlamentario usurpando funciones, vienen a descubrir que existen maquinas electorales itinerantes, centros electorales ficticios, electores fantasmas, circunscripciones arbitrarias, poblaciones flotantes, localidades donde el número de inscritos para votar supera ampliamente a la población, inversión de resultados, migrados, multicedulados, ancianos centenarios, muertos ambulantes, cubanos, colombianos, ecuatorianos, etarras, islamistas y, por qué no decirlo, una participación sin precedentes en mesas electorales desiertas.

El verdadero milagro del CNE es que en Venezuela hay que hacer cola para todo, excepto para votar.

LOS CHAVISTAS TAMBIÉN VOTAN

Los demócratas, que tomaron como ingeniosa consigna “hay que mojar el chiquito”, tienen sus propias y muy loables razones para exaltar el voto; el problema es que olvidan que las elecciones las organiza el gobierno y que sus partidarios también votan, por razones muy diferentes e incluso contrarias a las de ellos.

Ambos concurren al mismo acto con motivaciones opuestas: unos, para defender la democracia y la libertad; los otros, para implantar el comunismo, el totalitarismo. Entre ambos, ¿quién tiene la razón?

Dicen los demócratas que lo hacen porque “no saben hacer otra cosa”, pero además porque es de su propia esencia, las elecciones son el sancta sanctórum de la democracia. Pero por su parte los chavistas, que no son demócratas, votan igual, con el agravante de que son los dueños del patio, la pelota, el bate, ponen las reglas, los árbitros y las cervezas.

Lo extraordinario es que a éstos el voto no los dignifica, no pueden exhibir “el chiquito manchado” como un glorioso estandarte, signo indeleble de cultura cívica, de respeto al derecho ajeno, de convicción democrática y pluralista.

Alguien debe estar equivocado, porque o los dos son demócratas o ninguno de los dos lo son, o bien el voto no sirve como distintivo.

La verdad que no se quiere ver es que el voto, en sí mismo, no es ningún símbolo de superioridad moral, no sirve para distinguir a nadie, ni es nada para sentirse orgulloso, ni emblema de libertad, democracia y respeto.

No hay nada sagrado en el voto, que es sólo un instrumento, completamente adjetivo, para tomar ciertas decisiones, y que, por cierto, tampoco brinda ninguna garantía de que la decisión sea buena, simplemente porque se llegó a ella mediante una elección; tanto menos cuando se trata de un mecanismo turbio, amañado y deshonesto.

En Venezuela se ha desvirtuado el voto en muchos sentidos. El más obvio es que se le pretende utilizar para aprobar imposibles, justificar arbitrariedades, francas violaciones no ya a la Constitución y las leyes sino a la lógica y al sentido común.

Como cuando se sometió a referéndum la llamada “reforma constitucional” para establecer la reelección indefinida. Dejando a un lado la pregunta, que era por sí sola un asalto a la Razón, el ventajismo y todo lo que ya se sabe del sistema electoral, lo cierto es que en los Principios Generales de la Constitución se dice que el gobierno es y será siempre “alternativo”. ¿Cómo puede decirse luego que, no obstante, los gobernantes podrán reelegirse indefinidamente?

Lo que diferencia a la República de la Monarquía es precisamente la alternabilidad en el cargo del Jefe de Estado. Si éste es vitalicio o hereditario, como en Cuba, Libia, Siria, Corea del Norte y semejantes, no puede hablarse de república, aunque se recurra al manido argumento de “consultar al pueblo”.

Así como las elecciones no sirven para resolver divergencias filosóficas, científicas o de conocimiento en general, tampoco sirven para legitimar arbitrariedades e incluso crímenes, como si se sometiera a votación la abolición de los derechos humanos, como la propiedad y libertad de los individuos.

El voto utilizado como un arma, exactamente como cualquier otra arma, puede servir para salvar vidas o asesinar, proteger la propiedad o robar, dependiendo de quién la tenga en sus manos. Así que el problema no es el arma sino quien la use y para qué, si para la defensa o la agresión, si para la libertad o la opresión.

En conclusión, una consigna apropiada bien podría ser: “De elección en elección, avanza la revolución”.



¿DE QUÉ SE RIEN?

Hay que dejar que se disperse el humo de los cohetes, que se acallen los vítores y hurras, el jolgorio carnavalesco para ver cuál es el país que nos queda después de la resaca, lo que se llama “el día siguiente”.

¿Liberaron a los presos políticos? ¿Regresaron los exiliados? ¿RCTV comenzó a transmitir en señal abierta? ¿Devolvieron las 42 emisoras a sus legítimos propietarios? ¿Cesó el acoso contra las empresas Polar?

¿Fueron reivindicados los 23.000 empleados de PDVSA? ¿Se les pagaron sus prestaciones sociales, caja de ahorros, salarios caídos? ¿Se revocaron las listas negras, el veto para trabajar y contratar?

¿Se reabrió la embajada de Israel? ¿Se cortaron nexos con Irán y Siria? ¿Se devolvieron los guardias revolucionarios iraníes? ¿Salieron los yijadistas de Hamas y Hezbolá?

¿Se dejó de financiar la tiranía de los hermanos Castro? ¿Se retiraron las tropas cubanas del país? ¿Fue despachado el G2? ¿Se recuperaron para venezolanos los registros y notarias? ¿La CANTV? ¿Planta Centro?

¿Se desmantelaron los campamentos de las FARC? ¿Se deportaron los etarras a España? ¿Se desarmaron los colectivos del 23 de enero? ¿Se desmovilizaron los miembros del FBL? ¿Apareció Valentín Santana?

¿Se dejaron de dilapidar recursos del país para financiar la revolución continental? ¿Regresaron los helicópteros y tropas de Bolivia? ¿Ceso la intervención en Centro América? ¿Se abandonó el proyecto de la Gran Colombia? ¿Se derribaron las estatuas de Tiro Fijo? ¿Nos libramos del Foro de Sao Paulo?

¿Se satisficieron las demandas de la familia Brito? ¿Se devolvieron las tierras confiscadas? ¿Se desocuparon los edificios invadidos? ¿Se pagaron las indemnizaciones a los injustamente expropiados?

¿Por fin se sabe para dónde va el petróleo, quien lo paga y quien no paga? ¿Los derivados que se negocian en alta mar, en el Caribe? ¿Mandaron a buscar la maleta de dólares que se quedó por allá en Argentina sin que nadie la reclame?

¿Ceso la corrupción? ¿El crimen organizado transnacional? ¿El tráfico de drogas, de armas, de personas? ¿El blanqueo de dinero mal habido? ¿El nepotismo?

¿Disminuyó la inflación? ¿Aumentó el empleo formal? ¿Hay más seguridad en las calles y en las casas? ¿Menos asesinatos los fines de semana? ¿Menos secuestros? ¿Menos impunidad? ¿Se saneó el Poder Judicial? ¿La policía?

¿Se eliminó la consigna “Patria, socialismo o muerte”? ¿Cesó la prédica del odio? ¿Desaparecieron el antiamericanismo y antisemitismo? ¿El reino de la simulación y el disimulo? ¿La verdad oficial? ¿El imperio de la mentira?

Para los izquierdistas, nada mejor que sus propias palabras: ¿De qué se ríen, de qué se ríen?

domingo, 5 de septiembre de 2010

DE MENTIRAS Y MUERTE.

Luis Marín

05-09-10

A todo el mundo le producen anonadamiento, consternación, las actuaciones de la Fiscal General; pero ni un solo comentarista o periodista (ni uno solo) recuerda que fue Teodoro Petkoff quien se enfrentó a las críticas contra su nombramiento diciendo que “no había que prejuzgar a la Fiscal”.

Esto no importaría tanto si no fuera porque automáticamente todos al unísono repitieron lo mismo, añadiendo que había que dejarla actuar, concederle el beneficio de la duda y todas esa cosas tan razonables que se dicen en condiciones normales, sobre gente normal; como si no hubiera actuado en la gestión incalificable de Isaías Rodríguez, como si su única credencial no fuera rememorar el apellido del prócer comunista Pedro Ortega Díaz.

Y hay que ver que ha actuado: desde recitarles sus derechos a los comisarios Vivas y Forero en las puertas de la embajada de El Salvador (que, en deshonor a su nombre, les negó el asilo), para luego no reconocerles ninguno, como no sea morir en prisión por delitos que se sacrificaron tratando de evitar; hasta esto último, de procesar a la familia completa de deudos del señor Franklin Brito, trocándolos de víctimas en victimarios de sí mismos.

Es una novedad completa en cuanto a calificación de delitos, que no se le había ocurrido ni a los jefes cubanos en el caso Zapata, pero que podrán ensayar en el caso Fariñas, eso de convertir en suicidas a quienes se les ocurra persistir en una huelga de hambre hasta sus últimas consecuencias y a sus deudos en instigadores del delito. Esto sí que es un record mundial para exhibir con orgullo en el foro penal universal como gran aporte jurídico de la revolución.

Lo que no sabemos, porque no lo ha dicho con claridad, es sí ya se podrá juzgar a la Fiscal General o si será que Petkoff todavía la tiene en período de prueba.

SEPTIEMBRE NEGRO.

Las llamadas elecciones del 26 no son el comienzo ni el fin de nada sino la continuación de lo mismo. Después de la “relegitimación democrática” del régimen, se volverá a acelerar la marcha de la revolución procediendo a confiscar, por ejemplo, las instalaciones de las empresas Polar, tal como después del fraude de 2006 procedieron a cerrar a RCTV y expoliar sus equipos.

Por cierto, que la conmovedora campaña de Polar evoca a la de RCTV y adolece del mismo error de juicio. A los venezolanos no tienen que convencernos de lo buenos que son, porque nosotros nunca hemos tenido problema con la Polar, como nunca lo tuvimos con RCTV, porque somos la misma gente.

El problema es con los cubanos comunistas. Son ellos los que quieren acabar con las empresas en Venezuela, como lo hicieron en Cuba. Así que vayan a convencer a los hermanos Castro, a ver quién puede. Con razón se ha dicho que comprender el problema es el primer paso para comenzar a resolverlo.

Volviendo a la oposición, es curioso que presente ahora como profecía unos resultados que antes consideraba como una infamia urdida por radicales golpistas: 40 curules contra 120 oficialistas, dejando 5 como margen de regateo. Pero aunque les dieran menos, igual cantarían victoria considerando que para quien está en cero cualquier cosa en ganancia o “agarrando aunque sea fallo”.

La oposición debería decirle a la gente que hay que caminar por la tabla porque esto es un barco tomado por piratas y no hay otra alternativa, igual nos van a matar a todos; abajo está el mar infestado de tiburones, pero con suerte quizás alguno sobreviva. No deberían pintar la tabla como si fuera el camino del paraíso y predicar que más allá están la libertad y la gloria.

Cierto que esto último aunque sea falso tiene mejor marketing, así como la consigna: “¡Vamos a ganar!”, que es lo que se ha dado en llamar “una mentira blanca”, por aquello de que, siempre citando a Petkoff: “Nadie se mete en una elección diciendo que va a perder”.

El pequeño problema es cómo se puede dirigir la conducta con base en mentiras. Eso no lo recomienda nadie en su sano juicio y no se trata de un moralismo pacato, como diría Lenin, sino de una cuestión práctica. Lo que nadie sensato haría en su vida privada, porque sabe que no le va a resultar, ¿por qué habría de hacerlo en la vida pública?

Ahora ya no se habla de Asamblea sino de Panacea, porque no se trata de un parlamento, en sentido constitucional, sino de un súper gobierno que se va a ocupar de todo lo humano y lo divino, desde el ornato público, hasta la seguridad ciudadana, pasando por la educación, salud, infraestructura, es decir, todo lo que es función de la Administración.

¿Cómo se puede clamar por la separación de poderes pero a la vez burlarse de ella proponiendo un régimen asambleístico, tipo Cuba, que es infinitamente más peligroso que el presidencialismo caudillista?

La oposición miente de todo corazón, con la íntima convicción de que hace lo que tiene que hacer, lo que no hay más remedio, pero que además es lo mejor que se puede hacer, incluso para el que resulta engañado, ese electorado timorato y servil cuya mayor preocupación es que no se descubra por quien votó realmente.

Y ya esto es una flagrante contradicción, porque por un lado se exalta a un “bravo pueblo”, genéticamente libertario, en pié de guerra para defender su voto y por el otro se le trata como si fuera un manojo de cobardes y estúpidos, encarnados en “Ramoncito”, ese eterno menor de edad con que Julio Borges se representa al venezolano común.

Es un hecho suficientemente comprobado que la mentira no puede ser un camino hacia alguna parte, como no sea a la perdición.

NOSOTROS, LOS INEXISTENTES.

El CNE se trajo a un supuesto funcionario dominicano para que declarara que el sistema electoral venezolano es el más avanzado del mundo, pero sobre todo que “nadie” lo ha cuestionado jamás.

Como la oposición hace mutis, en el entendido que cuestionar al CNE es lo mismo que promover la abstención, entonces se da por cierto lo que dice este otro testigo estrella, de presencia tan efímera en el país como Giovanni Vásquez o el inefable Chávez Abarca.

Lo verdaderamente grave es que la directiva del CNE ahora no se limita a no escuchar lo que clama al cielo, incluso a la mayoría del electorado que se retiró en masa de las elecciones para la Asamblea de 2005 después del fraude descomunal del referéndum revocatorio, convertido en confirmatorio por este organismo.

Desde que el profesor Baldomero Vásquez lo bautizó como Cosa Nostra Electoral, sería demasiado arduo mencionar la larga lista de académicos, técnicos e investigadores que han cuestionado el REP, a la empresa Smartmatic y sus máquinas de lotería Olivetti.

Igualmente arduo mencionar a todas las instituciones, sociedades civiles, ONGs, que han demandado ante el TSJ la realización de un acto tan trivial como que el CNE entregue los resultados de alguna elección y sólo han recibido insultos como respuestas.

Inútil volver sobre los triple-cedulados, el crecimiento del REP a partir del 2003 diez veces mayor que el observado en iguales períodos anteriores, la inversión de la pirámide poblacional del país en que ahora hay más adultos que menores de edad, con el agravante de que el número de registrados es superior al de la población apta para votar, más una población flotante que oscila entre tres y cinco millones de votantes virtuales, las migraciones no autorizadas, las modificaciones arbitrarias e interesadas de las circunscripciones electorales, el control de la CANTV por los cubanos que les garantiza la manipulación de la transmisión de datos, el plan república bajo las milicias y paremos de contar.

Lo realmente nuevo y extraordinario es que la directiva del CNE no sólo no escucha, descalifica e insulta, sino que ahora declara “inexistentes” a todos los que no comulgan con el proceso, del cual ellos son militantes obedientes y disciplinados.

Y este es un hecho que debe tomarse muy en serio, porque no es verdad que las del 26S vayan a ser las últimas elecciones a celebrarse en Venezuela, porque el CNE no va a desaparecer así nada más, siendo como es un dispositivo esencial para la dictadura.

Los politólogos han acuñado el término técnico “elecciones no competitivas” para designar a este tipo singular; porque en Cuba hay elecciones todos los días, lo que pasa es que las listas las elabora el Partido Comunista y sólo sus candidatos pueden ser electos. En Irán sólo los revolucionarios islámicos son candidatos y los ayatolas se reservan el derecho de vetar a quienes no les gustan. Los contrarrevolucionarios van al paredón o son colgados, respectivamente.

Las políticas de aniquilación siempre han seguido una secuencia que comienza con la “muerte social” (del burgués, del judío), la desaparición primero de la mente colectiva y luego de los espacios públicos, mediante la agresión verbal, física y las restricciones legales y administrativas contra los “enemigos del pueblo”.

Los verbos más conjugados por los nacionalsocialistas son “aislar” y “silenciar”, jamás responden un argumento porque eso es prestar tribuna al enemigo, prefieren ignorar al detractor, segregarlo y echarlo al olvido.

Las clases “moribundas”, destinadas a desaparecer, como decía Stalin, primero son borradas de la conciencia, del derecho y luego de hecho, de la vida. Es el reino de la muerte, que va adherido al socialismo como parte inseparable de su propia esencia.

En los cuarteles de Venezuela, los soldados comienzan su mañana gritando: “¡Patria, socialismo o muerte!” ¿Se habrán dado cuenta de que eligieron ser las fuerzas de la muerte?

Dicen Las Escrituras (pero sólo Dios es grande y todopoderoso), que El es la verdad y la vida.

¿Podrá un país fundarse en la mentira y la muerte?



Luis Marín

05-09-10

miércoles, 10 de marzo de 2010

La Revolución Cubana murió de Fracaso

La Revolución Cubana murió de fracaso

BALDOMERO VASQUEZ

(Dedicado a la memoria de Orlando Zapata Tamayo)

“¡Fidel, seguro, a los yankis dales duro!” (Corean los asistentes)

“A los yankis hay que darles duro en muchas cosas ¡Pero también hay que darles duro en la agricultura!” (Les contesta el comandante)

Así daba inicio Fidel Castro al Discurso de Clausura del III Congreso Nacional de la ANAP (Asociación Nacional de Agricultores Pequeños) realizado el 18 de mayo de 1967 (1). Este discurso es posiblemente una de las piezas oratorias de mayor trascendencia pronunciadas por el Primer Secretario del Partido Comunista Cubano en sus cincuenta años de gobernante de Cuba.

En dicho discurso, Castro se refirió como tema central a la utopía comunista que en unas décadas construiría en Cuba, particularmente en el sector agrícola y a la superioridad del socialismo sobre el capitalismo. Hoy nos encontramos en la privilegiada situación de poder evaluar los resultados que Castro había ofrecido alcanzar. Al utilizar los términos planteados por el propio líder histórico de la revolución cubana, esta evaluación se desarrolla en un espacio más objetivo que el usado por la propaganda revolucionaria, la cual se circunscribe a los temas de la invasión del Granma, la guerrilla de la Sierra Maestra , la toma del poder el 01 de enero de 1959 y “al criminal bloqueo comercial del imperialismo norteamericano”.

Fidel y el camino del comunismo

Para Castro, la utopía comunista se concretaría con el reparto gratuito de los alimentos y la extinción del dinero. Esto se lograría “a medida que se eleve la producción mediante el uso de la técnica”, lo cual permitiría una distribución de alimentos en exceso sobre las necesidades de la población.

Castro decía: “Dentro de 15, dentro de 20 años...llegará el día en que las frutas, los vegetales, hasta la leche se distribuirá gratuitamente…Nosotros sabemos cuales van a ser los niveles de producción de este país dentro de algunos años…Llegará el momento en que podremos decirle al pueblo: el café que quieran vayan a buscarlo al mercado gratuitamente. Los capitalistas tienen problemas de mercado. Nosotros no tendremos problemas de mercado. ¿Cuánto café produciremos? Todo el que consuma por la libre y gratuitamente la gente….¿Qué política seguir en la ganadería? Nos proponemos darle a la ganadería el mismo impulso que se le está dando al café”.

En el discurso Castro resaltó: “Nosotros llegaremos a producir todos los pollos que no se comerá este país. Con todo el excedente exportable que este país va a tener en los años futuros podemos producir los pollos en cantidades astronómicas”

La sobreproducción agrícola traería otra consecuencia de incalculable valor benéfico que distinguiría radicalmente al socialismo del capitalismo: “la eliminación del dinero”. Según el ideólogo y gerente de la administración socialista cubana:

“Llegará el día, señores, como resultado de los incrementos de producción, en que el dinero no valga nada. Llegará el día en que aquel que produce papas y entrega las papas, no recibe nada e irá entonces y buscará café, arroz, azúcar, ropas, zapatos, todas la cosas que necesite. Y suprimiremos el vil intermediario que es el dinero. Y eso es el comunismo. La revolución aspira un día a sustituir el dinero por la vía de brindarle al pueblo todo lo que necesita…Aquí el camino del comunismo es precisamente el camino ese en que no solo se da gratuitamente la educación…la asistencia médica…la vivienda.”

Y antecediendo la consigna de cierre: “¡Patria o Muerte! ¡Venceremos!”, el comandante reiteraría su promesa de golpear a los yankis donde les duele:

“Vamos a darle duro a los yankis revolucionando nuestra agricultura…porque el golpe más doloroso que van a recibir los yankis es cuando sepan que a pesar de su bloqueo hemos superado todos los problemas, liquidamos la libreta y resolvemos los problemas de abastecimiento”.

Lápida: Aquí yace la revolución cubana (01/01/1959--16/12/2001)

El domingo 16 de diciembre de 2001 arribó al puerto de La Habana el primer buque de bandera norteamericana después de 40 años de embargo comercial de EEUU a Cuba (2). Aquel día murió la revolución cubana. Murió de fracaso, pues el portacontenedores “Express” transportó desde Gulfport-Misisipi a la isla una carga de 500 toneladas de pollo congelado. Este era el producto-símbolo del éxito de la agricultura socialista con el que Castro, 34 años atrás, había ofrecido que en el futuro golpearía a los yankis, ya que se estaría produciendo “en cantidades astronómicas”, repartiéndose gratuitamente a toda la población y exportándose sus descomunales excedentes.

El reconocimiento –real, no simbólico- del astronómico fracaso de la agricultura socialista cubana no se quedaría allí. Castro había declarado que aquella compra de alimentos se haría “por una vez”, dando a entender que las importaciones por $ 20 millones era “excepcional”, debido a los problemas causados por el huracán Michelle (3) y (4). Sin embargo, las compras –de todo tipo de alimentos- de Cuba a EEUU llevan 9 años y ascienden a $ 3.170 millones en el período 2001-2009 (5). ¡Ingeniosa la manera como Castro revolucionó la agricultura! Y extremadamente humillante, ironías aparte, porque esas importaciones abarcaron los dos períodos del ex-presidente Bush en la Casa Blanca.

Los idólatras del cadáver embalsamado de la revolución cubana

La propaganda revolucionaria sigue imperturbable, como si estuviésemos antes de 2001. La denuncia contra el “criminal embargo de EEUU” continúa en la ONU , FAO, NOAL, OEA, UNASUR y en cuanto foro o cumbre internacional se realiza por parte de todo tipo de idólatras de Castro (Presidentes: Lula, Bachelet, Kirchner, Correa, Ortega, Morales, Chávez, Mujica; Académicos: Chomsky, Petras, Dieterich, Borón; Premios Nobel: García Márquez, Saramago, Menchú, Pérez Esquivel; Personajes de Hollywood: Penn, Spacey, Stone, del Toro; Periodistas: Ramonet, Tarik Alí; los ideólogos de la teoría de la dependencia, de la teología de la liberación y comunistas disfrazados de ecologistas). Todos ellos lo que realmente veneran es el cadáver embalsamado de la revolución cubana, a la cual tratan como si aún estuviera viva.

Hay que admitir el éxito de esta gran operación de propaganda del embargo comercial a Cuba, pues hasta el Papa Benedicto XVI se ha hecho eco de ella. Declaró en diciembre, al agradecer el saludo de Raúl Castro trasmitido por el nuevo embajador cubano ante la Santa Sede , que “el embargo de EEUU sigue dañando a Cuba” (6). La “buena” ideología se reconoce porque es inmune al desmentido de la experiencia, de los hechos. Que Cuba haya importado el 2009 un monto de $ 528 millones en alimentos de EEUU, pollos en primer lugar, (7) no logra refutar en nada el cliché del “criminal embargo”.

Fidel Castro dice que estamos presenciando la crisis terminal del capitalismo norteamericano. Nosotros deseamos que esté equivocado para que Cuba pueda continuar importando alimentos de EEUU y su pueblo no muera de hambre.

REFERENCIAS

1) http://www.cuba.cu/gobierno/discursos/1967/esp/f180567e.html

2) http://www.larepublica.com.uy/larepublica/2001/12/17/nota/65760

3) http://news.bbc.co.uk/hi/spanish/business/newsid_1669000/1669492.stm

4) http://www.soberania.org/Articulos/articulo_4846.htm

5) http://www.cubatrade.org/CubaExportStats.pdf

6) http://www.elespectador.com/articulo176661-benedicto-xvi-dice-el-embargo-de-eeuu-sigue-danando-cuba

7) http://www.flex-news-food.com/console/PageViewer.aspx?page=28450&source=xml

jueves, 3 de diciembre de 2009

EL APOCALIPSIS Parte 2 (Antonio Sánchez García)

Antonio Sánchez García

Ante este Apocalipsis el país está obligado a reconstruir el tejido moral, jurídico, económico, cultural y social que nos identifica como nación y a poner en pie un Estado democrático y social de derecho. Lo suficientemente fuerte y poderoso como para poner en cintura la subversión que el fin del chavismo dejará en herencia y como para ejercer justicia contra la incontable lista de estupros cometidos contra la cosa pública. Un estado moderno, descentralizado, ágil, cívico y civilista, dotado de una legislación que castigue severamente la sedición, la traición y la entrega de la soberanía e impida toda posibilidad de amnistía y perdón a las violaciones contra las normas orgánicas de la Constitución y haga del saqueo y la apropiación indebida de fondos públicos una pena aún más grave que el asesinato.

Un estado cuyo poder civil sea respetado y acatado de manera indiscutible por las instituciones armadas, purgados sus altos mandos de la corrupción y del entreguismo de que han hecho gala durante estos once años, estrictamente al servicio de la paz interna y la defensa de nuestra soberanía, fiel y obediente a la Constitución y profesional en el más alto y estricto sentido del término. Una institución armada en la que la menor deliberación acarree el inmediato castigo, la expulsión y la deshonra. Venezuela no debe estar nunca jamás en manos de militares alzados, violentos, entreguistas, irresponsables y ladrones. Como los que han saqueado y destruido a la república en estos once años de desgobierno.

Un Estado con estricta independencia y autonomía de los poderes, con un parlamento bicameral que se constituya en el más alto foro político y legislativo de la Nación. Constituido por diputados y senadores dignos del alto cargo que ocupen, honestos, cultos y con alto sentido de la ética y la soberanía nacional. No como los fantoches que han puesto la legislatura al servicio de los caprichos de un teniente coronel.

Con un sistema judicial expurgado de sus mafias, vicios, taras e imposturas, estrictamente profesional y libre de toda incidencia de otros factores que no sean los de la propia carrera judicial. En donde los miembros de su Corte Suprema sean juristas, constitucionalistas y penalistas de impoluta actuación e impecable carrera académica y administrativa. No como los (las) esperpentos (as) que hoy se arrodillan ante el caudillo y pervierten el sentido mismo de la justicia. Y cuyas desviaciones y corruptelas deberán asimismo ser severamente penalizadas.

PDVSA, como factor clave de nuestro desarrollo, debe volver a ser el ejemplo de meritocracia y eficiencia empresarial, como lo fuera para orgullo de la Nación en el pasado. Sus actuales usurpadores deben pagar con las penas que correspondan al saqueo que han prohijado. Y a ella deben reincorporarse quienes fueran despedidos en las condiciones más injustas y ominosas.

Son apenas una parte de las ingentes y extremadamente graves tareas que deberá cumplir la revolución democrática que nos espera. Cuyo objetivo será la reconstrucción de la República, la reformulación de las instituciones, la reconstrucción de nuestras Fuerzas Armadas. Bajo una urgente Reforma Constitucional - o incluso una constituyente democrática - que actualice nuestra Carta Magna para convertirla en el muro intransitable de los daños y perjuicios causados por el golpismo que la diseñara. Todas las tareas que la república liberal democrática descuidara o dejara inconclusas permitiendo el asalto al poder por parte de la camarilla militar, cleptocrática y corrupta comandada por Hugo Chávez.

El gobierno de unidad, emergencia y reconstrucción nacional deberá estar en manos de ciudadanos honestos y virtuosos, cuyo sólo ejemplo sirva a enderezar el torcido rumbo de la patria. La primera de sus funciones: adecentar la república, establecer el imperio del respeto a la ley, castigar severamente los estupros de este régimen - sin consieración a togas ni uniformes - y poner en cintura al hampa desbordada por el ejemplo de la anomia propiciada desde el alto gobierno. Su inmenso desafío será reconstruir la Nación y situar a nuestro pródigo y privilegiado país a la cabeza de la región en su esfuerzo por dignificarse, modernizarse e integrarse a las grandes corrientes de la prosperidad y el progreso que la economía globalizada impone y permiten.

Es una tarea inmensa y difícil, mas no imposible. Es la tarea que la historia nos reclama. A ella debemos dedicar nuestras vidas.

domingo, 22 de noviembre de 2009

¿Atrás? Ni para tomar impulso (Celia Hart Santamaría)

Este artículo se publicó en http://www.voltairenet.org/article153551.html#article153551 el 8 de diciembre de 2007, seis (6) días después de la derrota del oficialismo el 2D 2007


Una nota rápida para Heinz Dieterich
8 DE DICIEMBRE DE 2007


Acabo de llegar de Caracas. Como siempre ocurre en momentos inéditos la casualidad me puso a mí y a varios trotskos como observadores internacionales (del Bloque del SI).

Fui la única cubana con esas funciones. Claro que estaban casi 30.000 compatriotas míos haciendo la mejor labor por el SI.

Espero terminar pronto una crónica y mis reflexiones acerca de todo lo vivido en el lugar exacto y a la hora exacta del mundo:

Estuve en la MARCHA POR EL SI; en el CNE de primera mano; estuve viendo de cerca a los adecos, escuálidos, pero lo más triste: vi a los TRAIDORES saltando como corderos la talanquera.

Ahora no le contesto a Heinz Dieterich [1] ni a sus repugnantes recetas para que Chávez y los cuatro millones de revolucionarios que no necesitaron de mucho tiempo para entender que las reformas marchaban hacia el socialismo, deban volver atrás.

Chávez está leyendo mucho (según dijo) y seguro que aprendió de esta derrota.

Les adelanto que es una victoria pírrica para la oposición... No sabrán capitalizarla, y a nosotros nos vendrá bien pensar rápido antes de Navidad, reagruparnos y corregir los errores. La oposición ha tenido que usar nada más y menos que la canción de Violeta Parra ¡nuestra comunista Violeta! para himno de los estudiantes... aquella canción que rezaba: Me gustan los estudiantes que van al Laboratorio...

Los camaradas chilenos deberían hacer una denuncia... la Violeta debe estar dando gritos en la tumba... Ni para hacer canciones sirven los escuálidos.

En esta licuadora histórica se removió la paja del trigo... Los reformistas insulsos como Baduel, los sectarios engreídos como Orlando Chirino, quedaron detrás del crisol. Y con ellos no puede haber arreglo posible...

Por otra parte los problemas de Bolivia deberán arreglarse al margen del dos de diciembre.... y ya veremos como vencemos allá también.

Cuba continuará su marcha al lado de la revolución bolivariana más que nunca. Fidel es delegado a la Asamblea Nacional ¡fue elegido el Dos de Diciembre! Fidel habló a los revolucionarios en la voz de Chávez el día 30 de noviembre en uno de los eventos más grandiosos y rojos al que yo haya asistido; Fidel desde su cama es mucho más útil que miles de intelectuales de izquierda con sus análisis helados y raquíticos.

El SI en Venezuela seguirá siendo la opción y como dijo Raúl Castro alguna vez, para atrás ni para tomar impulso. Los que miren atrás se convertirán en estatuas de sal.

Insulta a Hugo Chávez proponerle una coalición con el enemigo ¡ahora debemos encontrarnos los que estamos del lado de acá! Baduel estuvo en la asesina, perversa, mentirosa e inculta GLOBOVISION... Daba vergüenza mirarle al que estuvo en aquel mítico juramento a Bolívar.

Nada que hacer con él y con otros.

No se ocupe Dieterich... El Dos de Diciembre de 1956 el Yate GRANMA quedó despedazado y tan sólo quedaron una decena de rebeldes y siete fusiles...Dos años después llegamos a La Habana victoriosos ¡Y aquí estamos!

Siga estudiando la doctrina del Socialismo del Siglo XXI y sus sofismas y déjenos pues a nosotros construirlo EN el siglo XXI con la ayuda de los intelectuales, obreros, campesinos e indios... muertos y vivos que dieron o darán su vida por el empeño. De nuestro lado y sin pactos estarán Marx, Lenin, Trotsky, Rosa, Gramsci, Mariátegui y el Che.... están Fidel y Chávez y sobre todas las cosas están cuatro millones de venezolanos y millones en el mundo apostando por nuestra única alternativa... El SI.

Todos los intelectuales que de algo sirvieron abandonaron la pluma por el fusil... o por la construcción revolucionaria, y cuando usaron la pluma fue para darles fuerza y compromiso a los trabajadores y no para convertirlos en redil flácido de los que quieren detener al mundo y ahogarlo en plena carrera.

No hubo derrota estratégica: Como no fue el Moncada una derrota, ni el desembarco del GRANMA otra.

Lenin no ha muerto en Cuba, aunque muchos tapados rezan por eso, y el Partido Socialdemócrata de la linda Alemania de la República de Weimar y su fuerte partido obrero no ha sido derrotado: ni por Hitler, ni por Stalin, y mucho menos por Eduard Berstein, que el Dos de Diciembre tuvo su última oportunidad.

“Rosa” se convertirá en un fogoso mulato y vamos a echarle ganas a este empeño. Que las urnas es apenas un comienzo.

Usted Dieterich, hable de Cuba y los nuevas matrices de equivalencias del socialismo del siglo XXI todo lo que quiera: Eso sí: de la revolución cubana...REVOLUCIÓN SOCIALISTA... y de la REVOLUCIÓN BOLIVARIANA no diga una palabra más, pues le saldrán sapos por la boca.

Podremos haber perdido en las reformas...pero ganaremos la revolución.

Hasta la Victoria Siempre

Socialismo o Muerte

Qué viva el SI de la esperanza del mundo con reformas... o sin ellas.
Celia Hart Santamaría

Cubana, física con estudios en Alemania, es hija de la heroína Hayddé Santamaría y del dirigente y ex ministro Armando Hart. Autora de artículos sobre ideología y política.

martes, 17 de noviembre de 2009

El Muro Criollo (Yon Goicoechea)

Luego de meter la pata, entendí que estaba equivocado en el direccionamiento de mi discurso político de las últimas semanas. En efecto, tanto en público como en privado, he dedicado cerca del 60% de mi tiempo al debate relativo a los métodos de selección de candidatos a la Asamblea Nacional Recientemente almorcé con un amigo que tenía años sin ver. El pana es abogado y tiene 25 años, lamentablemente engrosa la lista de desocupados del país porque no ha conseguido trabajo en su profesión. Mientras nos poníamos en autos, le conté que estaba dedicado a "conseguir el método adecuado para escoger los candidatos a la AN" y dediqué unos minutos a exponer mi visión sobre el tema. Su respuesta fue simple: "ustedes los políticos si pierden tiempo en pistoladas".

Yo sé bien que la unidad no es una pistolada, pero la respuesta de mi amigo me hizo entender, que para un chamo sin trabajo, de 25 años, el discurso de la unidad es totalmente ajeno e insuficiente. Al final, su problema es otro, su vida está dedicada a otra cosa y en el método no hay ni una sola propuesta que solucione el fondo. Es decir, como discurso político, la unidad, no inspira sino a los convencidísimos.

Si esto es así, unidos o no, no ganaremos. La mayoría se construye proponiendo soluciones a los problemas de la mayoría y estos están ubicados en el mundo de lo social y, en segundo lugar, de las libertades públicas. Estos son los problemas reales y no los que nuestros egos construyen.

Sorprende que, muchos políticos y medios de comunicación, caigamos en este error reiterativo. Los primeros, pensando que los intereses del país político son iguales a los del gran país y los segundos, pensando en ratings y números. La noticia política siempre vende más en la clase media, quienes son los mayores consumidores de los medios de oposición.

Muchos vivimos en el gueto, el gueto tiene tiendas, casas y hasta alcaldes, pero es un gueto al fin. Derribemos nuestro muro de Berlín.